¿Qué hace un trabajador en el paro?

La verdad es que un trabajador en el paro tiene mucho trabajo, lo he descubierto en esta etapa de mi vida en que me encuentro. Cierto es que al principio es desesperante, pero si te lo “curras” la verdad es que no sé si voy a tener tiempo -espero que no- de acabar todo lo que me he propuesto. Y no me refiero solo a darse de alta a un sinfín de portales de empleo e ir actualizando tu CV añadiendo, si cabe, cursos y formaciones específicas, descifrando competencias y a atender el torrente de ofertas de trabajo que llegan a tu correo a diario, no. Me refiero a eso de crear contactos en LinkedIn, de hacer un estudio de empresas y personas que pueden necesitar de tus servicios, de estudiarte esos contactos que te interesan para enviarles invitación personalizada, de compartir con ellos publicaciones, comentarios, recomendaciones, es decir… de mimarlos. Me refiero a hacer autocandidatura, de enviar cartas de presentación muy bien redactadas y definidas a esas poquísimas empresas que están de lleno en tus objetivos, intereses, ilusiones (por qué no). Me refiero a eso que llaman crearte tu Marca Personal, a saber redactar tu bios, saber posicionarte para que te encuentren… en fin, y a un montón de cosas más de las que me queda mucho por aprender -estoy en ello- y de las que no pienso quedarme descolgado.

Quizás es que el problema, ahora, está en nuestras manos. Tienes el tiempo para hacer todo aquello que no has podido hacer para encontrar el sueño de tu vida, y no vale el “yo estoy dispuesto a hacer de todo”. ¿Cuándo si no ahora has dispuesto de 24 horas al día para encontrar lo que realmente encaja contigo? ¿Cuándo si no ahora has tenido la posibilidad de buscar aquello que más te atrae, aquel lugar de trabajo en el que, por tu formación, experiencia y forma de ser, siempre habías soñado? ¿cuándo si no ahora has podido definirte, has tenido el tiempo para estudiarte, conocerte, reinventarte y saber a ciencia cierta que hay unas empresas con puestos de trabajo específicos que son, sencillamente, el tuyo, y que precisamente ahora es cuando puedes luchar -mucho más que cuando trabajabas- por conseguirlo?

Así que ya sabes, cuando alguien te haga la molesta pregunta, “Y tu, ¿qué haces?” No lo dudes:

-Trabajo en encontrar trabajo.

Quizás tu estés más cerca que él para encontrar aquel lugar en el que siempre has soñado.

Puede que todo dependa de ti.

Anuncios